Valencia CF | Alemany se reúne con el agente de Marcelino después del consejo de Singapur

Marcelino, en un entrenamiento en la ciudad deportiva de Paterna.
Marcelino, en un entrenamiento en la ciudad deportiva de Paterna. / juan j. monzó

El encuentro entre el director general del Valencia y Eugenio Botas, muy positivo, sirve para analizar la situación de la plantilla

TONI CALERO VALENCIA.

El Valencia celebró el lunes su consejo de administración en Singapur y pocas horas después, Mateo Alemany regresó a 'casa' con las últimas consignas de Peter Lim respecto a la planificación deportiva. El miércoles se cerró un traspaso, el de Antonio Sivera al Alavés, que estaba muy avanzado, y ayer el director general tenía cita con Eugenio Botas, representante de Marcelino García Toral. El encuentro, de cerca de una hora de duración, se produjo en la sede del Valencia y lo cierto es que se trató de una conversación muy positiva y en la que quedó claro que Marcelino, como ya ha manifestado en alguna ocasión, asume la realidad económica del club y sigue siendo paciente en lo que a fichajes de jugadores se refiere.

Eugenio Botas lleva muchos años ligado a Marcelino y es de la total confianza del técnico. Ayer el agente también se puso al día de los movimientos que afectan a la plantilla, todavía con muchas necesidades por cubrir y pendiente de la salida de algunos futbolistas que permitan aliviar el fair-play financiero. Botas trató además con Alemany algunos detalles pendientes de la negociación con el Valencia por el fichaje de Marcelino. El representante salió de la reunión satisfecho y convencido de que el club de Mestalla conseguirá sortear el embudo presupuestario para construir una plantilla que le permita luchar por objetivos ambiciosos y enterrar dos temporadas horribles.

No será fácil, y así lo reconocen los propios gestores del Valencia, puesto que el club arrastra un déficit de unos 60 millones de euros, tal y como señaló LAS PROVINCIAS. Durante las últimas semanas se ha dado un doble discurso respecto a las posibilidades del club en el mercado. Si la propiedad (alertada, principalmente, por la multa de la Unión Europea, de 23 millones) desliza que no hay dinero para fichar, el director general dio un giro de 180 grados en Évain-les-Bains. «Desde el punto de vista financiero acabamos de fichar un jugador de seis millones, tenemos nuestra capacidad de inversión pero vamos a ocupar completamente el fair-play. No estoy especialmente preocupado en ese asunto y tenemos disponibilidad para hacer buenos fichajes», aseguraba Alemany, a quien no constaba que no hubiera dinero en caja.

El mensaje que Alemany trasladó a Eugenio Botas y conoce bastante bien Marcelino es el de la paciencia. El asturiano se encuentra metido de lleno en la dinámica de los entrenamientos -ahora en Canadá- pero obviamente no es ajeno a las posibilidades de mercado. Digiere Marcelino que el Valencia va a aprovechar hasta el límite -31 de agosto- porque así se le explicó cuando dio el 'sí' al proyecto del conjunto blanquinegro. La realidad es que entre costes y amortizaciones de plantilla, el Valencia tiene 110 millones de gasto y necesita rebajar esa cifra. La venta del futbolista con más valor de mercado de la plantilla, Joao Cancelo, aliviaría las cuentas, pero el club se plantea retrasar la salida del portugués hasta el verano que viene para que revalorice su precio. Los millones ingresados por el traspaso de Cancelo contarían para el presente ejercicio y ayudarían a equilibrar el balance.

Muchos frentes abiertos

El discurso que emana del club es que hay muchos frentes abiertos en cuanto a posibilidad de incorporaciones se refiere. Alemany aseguró que siempre se lanzarían a por las primeras opciones expuestas por el director deportivo, José Ramón Alesanco, pero la fragilidad económica del club obliga a estudiar otras posibilidades. En ese punto se encuentra la situación respecto al mediocentro, la pieza más necesaria en el plan de Marcelino.

Al asturiano le convencen dos futbolistas como Geoffrey Kondogbia y Grzegorz Krychowiak, especialmente el primero, pero es consciente de que será difícil acceder a ellos. El francés cobra unos cuatro millones de euros netos en el Inter de Milán y el polaco no se queda atrás en el Paris Saint Germain. Para concretar alguna de las dos operaciones, el Valencia necesita que los futbolistas acepten rebajar su ficha. Ya han habido conversaciones para pulsar el ánimo de los jugadores, pero el asunto se encuentra en 'stand-by' porque tanto Kondogbia como Krychowiak cuentan con más ofertas.

Así, el Valencia admite que será complicado cerrar el fichaje del mediocentro en los próximos dos o tres días pero sí espera que la semana que viene se pueda avanzar de forma definitiva para darle a Marcelino un '6' de garantías. Si se cerrara el fichaje del mediocentro, aún faltaría un central -como mínimo- para reforzar dos de las posiciones que más han sufrido en el Valencia la última temporada.

Fotos

Vídeos