Alemany no cierra la puerta a una vuelta de Cancelo

ALBERTO MORENO VALENCIA

La operación a dos bandas con el Inter de Milán para traer a Kondogbia y a Murillo a Mestalla tenía un apéndice, Joao Cancelo. Tras conocer los italianos el interés del Valencia por dos de sus futbolistas pusieron sus miras en el joven lateral portugués. La llegada de Cancelo al Giuseppe Meazza era una condición inflexible para que se desbloquearan las contrataciones del defensa y del centrocampista. Pese a marcharse cedido, Cancelo tiene todavía cuatro años de contrato con el Valencia. «Es patrimonio del club», dijo Alemany, dando a entender que se cuenta con él en un futuro si los 'neroazzurri' no ejecutan la opción de compra que está incluida en el contrato de préstamo. La cesión del internacional portugués incluye una opción de compra no obligatoria que oscila entre los 35 y los 40 millones de euros.

«El futbolista tenía el deseo manifestado desde que llegué yo de abandonar la entidad y tener la posibilidad de hacer una ruptura provisional», explicó Alemany tras la presentación de Kondogbia. El portugués tenía claro desde el pasado invierno que saldría del Valencia durante este periodo de mercado, una decisión que cambió en las últimas semanas, ya con Marcelino García Toral al frente del banquillo de Mestalla, le hicieran replantearse su decisión tras conocer que el asturiano contaba con él para su proyecto. Cancelo, que viajó en el día de ayer para pasar los exámenes médicos con el Inter creyó conveniente, según Mateo Alemany, «parar» la relación contractual con el club blanquinegro.

Fotos

Vídeos