Los abonados tendrán prioridad a la hora de comprar entradas

C. V. VALENCIA.

Cuando el presidente blanquinegro, Anil Murthy, dijo públicamente a pie de taquillas que toda la afición del Valencia iba a ser tratada por igual -cuando se montó el follón de las entradas para el partido del Levante-, el dirigente no midió sus palabras con cierta exactitud. Ayer, el club hizo público el sistema que ha ideado para el reparto de entradas para que los aficionados blanquinegros puedan ver al equipo en los desplazamientos.

Y el Valencia ha decidido de manera bastante acertada dar prioridad a sus abonados. Ha establecido dos fases: la primera para sus socios y la segunda para el resto de público en general. «Podrán reservar un máximo de 2 entradas a nombre de cada una de las personas que vayan a asistir al partido, siendo imprescindible que una de ellas sea el abonado inscrito», explica el club en su comunicado, en el que recuerda que su objetivo en definitiva es que se establezca un sistema cómodo y democrático que evite las colas en las taquillas de Mestalla. Lo que está claro es que ya no se verán imágenes de aficionados montando guardia en las taquillas de Mestalla para sacar entradas. Ahora, todo el que quiera deberá hacerlo a través de la página web del club ('plataforma de reserva').

En la segunda fase, y siempre que hubiera un sobrante de localidades (las cifras siempre varían en función de la grada que habilita cada estadio) se destinarán al resto de público, también con un máximo por persona de dos entradas.

Se pone en marcha este sistema para el partido del 15 de octubre en el Villamarín contra el Betis. Se lanzarán 300 entradas a 45 euros cada una. Los abonados podrán disponer de ellas hoy y mañana, mientras que las sobrantes quedarán a la disposición de quien quiera el jueves próximo. El día 11 finalizará el plazo para la retirada de entradas.

Fotos

Vídeos